DECISIONES MORALES
EN LA ONU

Herly Llerena

La grave crisis venezolana pareciera estar entrando a un punto muerto con el bloqueo implacable al ingreso de ayuda humanitaria que están ejerciendo las fuerzas leales al dictador Maduro. Dicha ayuda se encuentra deteriorándose en la frontera con Colombia, hace una semana, dado que muchos de los alimentos y medicinas son perecibles.

Quien gana en este compás de espera es el régimen de Maduro que está logrando su objetivo de mantener el stato quo bajo el amparo de un supuesto derecho a “la no injerencia y el respeto a la soberanía nacional” y, quien pierde, es el pueblo venezolano que se halla sumido en la más grave “crisis humanitaria” que se haya visto en la Región.

Frente a esta situación extrema, el Consejo de Seguridad de la ONU puede asumir un rol decisivo al autorizar el acompañamiento militar para que la ayuda llegue a su destino, lo cual encierra – ante todo – decisiones de orden moral y ético.

En procura de contribuir en las reflexiones acerca de la decisión más correcta, seguidamente alcanzo un punto de vista sobre los valores más preeminentes en esta situación, basado en el marco de referencia de la Metateoría Integral creada por Ken Wilber.

Según este marco de referencia todo está conformado por perspectivas de totalidad y parcialidad que se denominan holones. En consecuencia, un organismo es un holón, porque es una totalidad y a la vez una parcialidad, ya que está conformada por otros holones de menor amplitud, como son: los órganos, tejidos átomos y partículas subatómicas.

De esta manera, cuando se observa a los átomos, las células y los organismos, vemos que los átomos son más fundamentales que los otros holones que los incluyen, porque si estos se eliminan desaparecen las células y los organismos. De igual modo, se puede ver también que los organismos son más significativos que las células y los átomos, porque incluyen en su configuración más niveles de ser y de realidad (holones). Por eso un gato significa más que un tejido y que una célula, pero significa menos que un ser humano.

La alteración de ese orden natural (holoarquía), es la jerarquía de dominio o patológica, que ocurre cuando, por ejemplo, una célula cancerosa se convierte en tumor y somete a la totalidad del cuerpo o cuando un dictador se hace investir de poderes supremos y tiraniza a un país.

Mi opinión, en consecuencia, es que los valores que esgrimen los defensores del dictador venezolano, que son la no injerencia y el respeto a la soberanía, son significativos, ya que resultan ser invenciones hechas por seres humanos. En tanto que, los valores que sostienen la urgencia de atender la crisis humanitaria son fundamentales, porque se trata de defender la vida de esos seres humanos que realizaron tales invenciones y que hoy están muriendo o saliendo en diásporas migratorias.

De manera que, si no se resuelve lo fundamental, no hay nada significativo de qué hablar.            

Por: Herly Llerena. Director Justicia Consciente —
Este artículo se publicó en el Diario La República, en Perú, el día 12 de febrero de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *